Archivo del autor

Conviviendo con mi reflejo: El Santuario.

Posted in Anne Rice, Libros, Sagas on abril 23, 2011 by Tita Wood

Siempre que toca el turno de recomendar las obras de Anne Rice, invariablemente comienzo con Entrevista con el Vampiro, lo cual además de lógico, pues es el principio, también es lo más común puesto que se trata del libro más reconocido a nivel general. No obstante, jamás he recomendado más allá de las primeras Crónicas Vampíricas, salvo en un blog amigo que traté el tema de la saga de las Brujas de Mayfair. Hoy, en vista de que moría por escribir algo y no contar con tema fresco tuve una buena idea (creo yo), recomendar uno de mis libros favoritos de las obras de Rice, quizá y esto en mi muy humilde y probable equivocada razón, la última gran novela de las Crónicas Vampíricas. Me refiero a El Santuario.

Sigue leyendo

Condenado y Divino.

Posted in Drácula, Musica on abril 21, 2011 by Tita Wood

Creo que estos dos adjetivos son los que mejor definen a los bebedores de sangre. Mi falta de inspiración diabólica se vio plenamente recompenzada al ver este video con fragmentos de célebres y populares cintas de vampiros, amenizadas por una de las voces más hermosas que escuchado en mi vida. Me refiero a la finesa  Tarja Turunen (ex vocalista de Nightwish), quien interpreta Damned and Divine, una canción que refleja tal cual la vida y sentimientos de las criaturas de la noche. Espero les guste.

Sigue leyendo

Crónica de una inmortalidad anunciada.

Posted in Avisos on marzo 29, 2011 by Tita Wood

 

Mi llegada al Jardín Salvaje fue muy temprana, por no decir precoz. El llamado del vampiro lo recibí con unos pocos años al ver la risa de Oldman y la trama sui generis de la novela de Anne Rice. No obstante el beso mortal cayó en mi juventud al leer Drácula. Desde entonces he seguido la senda del mal y la verdad es que no pienso alejarme de los oscuros misterios que me han cautivado, que aprendo de ellos, con los que sufro, que disfruto y me deleito hasta la última gota.

Ya van años con los que junto a otras y otros inmortales como yo, quienes por cierto llegan  sin ánimos de extinción, he compartido este oscuro modo de vida. Allá fuera somos personas comunes y corrientes con múltiples actividades pasándo desapercibidos, pero al llegar a nuestros oscuros aposentos nos transformamos en los hijos de la noche, salen los colmillos, nos ataviamos de terciopelo y buscamos a una víctima con el pensamiento. Algunos se transforman en Drácula, otros adoptan la imagen de Lestat, hay quienes prefieren emular la melancolía de Louis o Armand y varios más gozamos de la vida de forma tan hedonista (si quiere dígale superflúa) como Quinn Blackwood o Marius de Romanus… y porqué no, hay misteriosos y peligrosos como Lord Ruthven.

Pero la regla de oro, siempre, es buscar el amor. En todas sus formas y de todas las maneras posibles, desde el amor a los humanos hasta la pasión más intensa y personalísima. Otras normas por supuesto son: ser hermosos, poderosos y carecer de remordimientos. El Jardín Salvaje es incomensurable, exuberante y sublime. A todos los que vayan entrando a este sitio…

¡¡BIENVENIDOS!!!

… alguna noche les visitaré.